Un británico de 34 años fue declarado culpable de 37 cargos este viernes por el Tribunal Central de Inglaterra y Gales y podría enfrentarse a cadena perpetua. La sentencia será dictada el próximo lunes.

Joseph McCann, acusado de haber violado y secuestrado a 11 mujeres y niños, fue puesto en libertad erróneamente en febrero de este año, lo que le permitió seguir cometiendo ese tipo de crímenes, informa The Guardian.

McCann llegó a violar a 8 personas, incluidos un niño de 11 años y una mujer de 71, durante dos semanas entre abril y mayo. Sus crímenes se extendieron por diferentes condados de Inglaterra hasta que finalmente el 6 de mayo fue detenido por la Policía.

¿Cómo salió de prisión?

McCann fue encarcelado inicialmente en el 2008 por robo agravado después de irrumpir en la casa de un hombre de 85 años y atacarlo. Debía cumplir una sentencia indeterminada, conocida como ‘encarcelamiento por protección pública’ (IPP, por sus siglas en inglés).

Según el Código Penal británico, la IPP establece una pena de prisión mínima pero no máxima por una serie de delitos. Los sentenciados acaban sometidos a una ‘licencia’ indefinida después de la liberación, que podría ser retirada solo después de 10 años en caso de que la Junta de Libertad Condicional determine que el reo ya no representa un riesgo para la sociedad y puede ser liberado.

El criminal fue sujeto a dicha ‘licencia’ y puesto en libertad en marzo del 2017, hasta que fue encarcelado nuevamente en agosto del mismo año, esa vez por robo y hurto.

Pasó 18 meses entre rejas y debería haber acudido a una Junta de Libertad Condicional antes de ser liberado nuevamente, pero salió de la cárcel sin acudir a dicha reunión el 15 de febrero de este año, porque el personal de la prisión desconocía que estaba sometido al IPP.

Fuente: Actualidad RT