Tekashi 6ix9ine fue sentenciado a 2 años de prisión el miércoles por su enredo con una violenta pandilla callejera que impulsó su ascenso a la fama, pero se salvó de una posible sentencia mucho más dura debido a su extraordinaria decisión de convertirse en testigo estrella de los fiscales.

El intérprete de 23 años, cuyo verdadero nombre es Daniel Hernández, podría haber sido condenado a décadas de prisión por delitos que incluyeron orquestar un tiroteo en el que resultó herido un espectador inocente. Se declaró culpable a principios de este año por cargos que lo acusaron de unirse a la pandilla conocida como Nine Trey Gangsta Bloods.

Ya ha cumplido 13 meses y será liberado a fines de 2020. Después de su arresto, perdió la reputación de forajido que había curado en línea y testificó contra sus compañeros de pandillas a principios de este año, lo que provocó que algunos lo calificaran de “soplón”.

El testimonio ayudó a obtener las condenas de dos miembros de alto rango de Nine Trey Gangsta Bloods .

“Su cooperación fue impresionante. Fue un cambio de juego. Fue completa y valiente”, dijo el juez de distrito de los Estados Unidos Paul Engelmayer al anunciar la sentencia, que es muy inferior a las pautas federales para los crímenes, en una sala de audiencias de Manhattan.