La tormenta de nieve que se cobró la vida de más de una decena de personas en el Medio Oeste de Estados Unidos y que provocó tornados destructivos que dejaron al menos tres muertos en el sur se desplazaba este martes al noreste del país que está bajo alerta de fuertes nevadas, informó el Servicio Meteorológico Nacional.

El sistema amenaza con dejar a lo largo de las próximas horas acumulaciones de entre 3 a 6 pulgadas de nieve en Pensilvania, Nueva York, Nueva Jersey y Nueva Inglaterra que afectará a los desplazamientos de millones de personas por aire y por tierra, con posibilidad de que también se produzcan cortes de electricidad en la región, donde se registrarán temperaturas entre 15 y 25 grados por debajo de la media para esta época del año.

En el sur, que intenta recuperarse de los cuantiosos daños provocados por más de una veintena de tornados mortales, se pronostican fuertes tormentas y lluvias torrenciales.

Los poderosos tornados impactaron contra edificios, derribaron árboles y dejaron un rastro de destrucción en esa región, donde al menos tres personas murieron y varias más resultaron heridas, dijeron las autoridades.

Se informó que una persona murió después de que tornados azotaran una casa en Louisiana, mientras que otras dos murieron al oeste de la ciudad de Huntsville, en el norte de Alabama.

“Puedo confirmar que dos víctimas mortales y casas o casas móviles fueron destruidas”, dijo el alcalde de Town Creek, Mike Parker, de Town Creek, Alabama, al Decatur Daily.

Los tornados en diciembre no son inusuales. Este lunes se cumplió el decimonoveno aniversario de una serie de tornados en el sureste que produjo un tornado que mató a 11 personas en Tuscaloosa, Alabama. Las tormentas del 1 de diciembre de 2018 generaron más de dos docenas de tornados en el Medio Oeste.