Varias prácticas culturales, como la bachata dominicana, el alpinismo y el masaje tradicional tailandés aspiran a ser declaradas Patrimonio de la Humanidad durante una reunión de la Unesco que se celebrará la próxima semana en Colombia.

La decisión será tomada por un comité especial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, que se reunirá entre el 9 al 14 de diciembre en Bogotá, la primera capital latinoamericana en acoger esta cita anual.

El comité examinará un total de 41 solicitudes de inscripción a la lista representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, en la que figuran ya varias expresiones artísticas o prácticas culturales contemporáneas, como el tango, el flamenco o la filosofía milenaria del yoga.

República Dominicana, que logró inscribir en 2016 al merengue como Patrimonio Universal, busca este año consagrar la bachata, un género que comenzó a emerger en ese país en el siglo XX y que ahora triunfa en todo el mundo con éxitos como “Bachata Rosa” de Juan Luis Guerra o “Propuesta Indecente” de Romeo Santos.

“Para nosotros sería un motivo de orgullo ser nombrados en esta lista. La bachata ahora mismo es la expresión más popular en República Dominicana y en gran parte de Latinoamérica”, comentó el embajador dominicano ante la Unesco, José Antonio Rodríguez, contactado por la AFP.

Sus promotores, que han iniciado en las redes sociales una campaña que se llama “Sí a la bachata” para defender su candidatura, estiman que hace parte de “las manifestaciones artísticas autóctonas” de República Dominicana y que es un “elemento fuerte de cohesión social”.

Si el resultado es positivo “estoy seguro que habrá una celebración a lo grande”, anticipó Rodríguez.

– Evitar dolores de cabeza –

Las inscripciones en la lista de patrimonio son a menudo objeto de pugnas competitivas entre vecinos que reclaman la paternidad de tal o cual práctica cultural, colocando al organismo mundial en la incómoda situación de árbitro entre países miembros, extremo que la Unesco elude.

Francia, Italia y Suiza evitaron dolores de cabeza a los diplomáticos al proponer juntos la inscripción del alpinismo, una práctica que nació en el siglo XIV en los Alpes, y que va más allá de un simple deporte, ya que comprende un conjunto de técnicas y conocimientos.

México y España hicieron lo propio con la cerámica de Talavera, una tradición de origen musulmán, presente en ambos países, en la que se trabaja y pinta el barro a la mano.

“Existen prácticas comunes entre varios países y en la medida de lo posible alentamos a los países a trabajar juntos”, señaló en rueda de prensa en París Tim Curtis, Secretario de la Convención de Patrimonio Cultural Inmaterial.