Un juez de una corte de familia en Nueva York ordenó que el niño de 13 años vinculado con el asesinato, esta semana, de una estudiante universitaria sea mantenido en custodia de las autoridades hasta el próximo martes, cuando habrá una segunda audiencia del caso.

En esa próxima audiencia se espera que el niño sea acusado formalmente de haber participado en un robo en el que alguien fue asesinado, así como de posesión de un arma con fines delictivos, señala el New York Times.

La policía no cree que el menor haya sido quien asesinó a Tessa Majors, una estudiante de Virginia de 18 años que se mudó recientemente a Nueva York para estudiar en el Barnard College.

Si el menor fuese acusado de ser el autor del crimen, podría ser juzgado como adulto, según las leyes del estado.

Otro niño de 14 años ha sido interrogado por este caso mientras que la policía intenta localizar a un tercer joven al que consideran el autor del asesinato.

Durante la audiencia un agente testificó que el niño había confesado que él y otros dos adolescentes fueron al parque Morningside con la intención de robar a la gente.

“Primero siguieron a un hombre con la intención de robarle pero luego decidieron no hacerlo”, tras lo cual vieron a Majors en el parque, dijo el detective Vincent Signoretti, de acuerdo con el Times.

Agregó que de acuerdo con la declaración del menor, éste vio cómo sus amigos agarraron a la estudiante por el cuello con una llave de estrangulamiento, sacaron lo que tenía en los bolsillos de su abrigo y luego fue apuñalada con un cuchillo.

El menor de 13 años, que vive con su tíos, que tienen su custodia legal y asistieron a la audiencia en el tribunal, no tiene antecedentes penales.

Su abogada, Hannah Kaplan, de Legal Aid Society, que ofrecen asistencia legal a personas de bajos recursos, señaló al juez que la policía no tiene evidencia contra su cliente más allá de su testimonio.

“Él simplemente estaba presente cuando esto ocurrió”, argumentó Kaplan, indica además el Times. EFE