Las cataratas Victoria, ubicadas en la frontera entre Zambia y Zimbabue, regularmente sufren una merma de aguas del río Zambeze en las estaciones secas del año, el 2019 marcó el nivel más bajo de sus aguas en unos 25 años debido a la sequía que está azotando el sur del continente.

El presidente de Zambia, Edgar Lungu, atribuyó el fenómeno a la crisis climática y llamó a la comunidad internacional a tomar medidas urgentes, antes de que una de las atracciones turísticas africanas más populares se seque. En una entrevista este 5 de diciembre con Sky News el mandatario destacó que el cambio climático está teniendo un efecto devastador en los países en desarrollo.

¿El fin de una de las maravillas naturales del mundo?

Las imágenes dejan una impresión desalentadora. Los flujos fuertes de agua que se registraron en enero de este año ya no se ven este diciembre, mientras que las colinas que hace menos un año estaban cubiertas por vegetación ahora son meras rocas casi sin rastro de vida.