Tres trabajadoras de una residencia de ancianos de Brent (Reino Unido) han sido condenadas a prisión por maltratar a una anciana de 94 años. Los hechos se produjeron en 2017 en Brent (Reino Unido), según informa el diario británico Metro, y fueron descubiertos gracias a la cámara oculta que instalaron los familiares de la víctima.

Paniben Shah contó a sus familiares que la maltrataban. Aunque tenía síntomas de que era así, pero la dirección de la residencia lo negaba; argumentaba que la anciana padecía demencia senil.

Sin embargo, las grabaciones de la cámara oculta demostraron que la anciana decía la verdad y que era cierto que sufría malos tratos; incluso la rociaron con agua hirviendo. Además, se podía escuchar a la víctima preguntándoles «¿Por qué me pegáis tanto?».

La juez ha condenado a las tres trabajadoras que cometieron los malos tratos a penas de prisión de entre seis y cuatro meses. Otras dos empleadas han sido condenadas a trabajos comunitarios y a indemnizaciones de 400 euros.