El gobierno chino aprobó una ley que obliga a las operadoras de teléfonos a escanear la cara de los clientes que soliciten un nuevo numero de teléfono.

Desde el 1 diciembre el reconocimiento facial es algo más que un sistema de seguridad biométrico para los ciudadanos chinos.

De acuerdo con Reuters, el gobierno de China aprobó el 1 de diciembre nuevas regulaciones que requieren que los operadores de telecomunicaciones chinos escaneen las caras de todos los usuarios que den de alta nuevos servicios de telefonía móvil. Según el medio fuente, el gobierno dice que esta nueva regulación tiene como objetivo combatir el fraude ya que un usuario podría usar una identidad falsa para conseguir una línea de teléfono y cometer con ella posibles delitos.

Los tres operadores más grandes de China son China Telecom, China Unicom y China Mobile, estos tendrán que acatar la nueva ley y por ahora no está claro cómo se aplicará a las cuentas móviles ya existentes.

Fuente: cnet.com