El 25 de noviembre de 1960 se encontraron los cuerpos de tres hermanas, al pie de un risco, en la costa de la República Dominicana.

El diario oficial El Caribe da cuenta del hecho que califica de accidente. No se menciona que las muchachas eran férreas oponentes al régimen dictatorial del general Trujillo; que una cuarta hermana sigue con vida. No es necesario. Todo el mundo conoce a las Mariposas.

Transcurridas tres décadas de este episodio, Julia Álvarez, nos sumerge en una época peligrosa de la historia del Caribe hispánico, y recrea en la ficción la historia de las hermanas Mirabal, unas mujeres extraordinarias que por siempre vivirán en la memoria colectiva del pueblo dominicano.

Minerva, Patria, María Teresa y Dedé relatan sus historias, desde su propia perspectiva, alimentadas con detalles de la vida cotidiana y doméstica, acontecimientos históricos y políticos, sentimientos y afectos.

Dedé, la hermana sobreviviente, cuenta cómo Minerva desencadenó la tragedia de la familia al rechazar en público los avances de Trujillo; cómo Patria se unió al movimiento opositor desde la misma Iglesia; cómo María Teresa llegó a la revolución por el camino del amor; cómo ella misma se mantuvo alejada de la oposición clandestina y crió a los hijos de sus hermanas ausentes, para finalmente presenciar cómo volvían a vivir las Mariposas gracias al arte magia de la imaginación de Julia Alvarez.