Buena parte del sur de California se encuentra en alerta máxima por incendios que ya han destruido decenas de edificaciones, dijeron las autoridades, confirmando que una persona ha muerto de un paro cardíaco. Un fuego a unas 71 millas, unos 115 kilómetros, al este de Los Ángeles arrasó con un campamento de casas móviles en condiciones de mucho calor y viento.

El incendio de Saddleridge, que el jueves comenzó en Sylmar, se extendió hacia otras comunidades. El jefe del Departamento de Bomberos de Los Ángeles, Ralph Terrazas, confirmó citado por LA Times que un hombre murió después de sufrir un paro cardíaco mientras hablaba con los bomberos la madrugada del viernes, aunque no pudieron confirmar que estaba tratando de combatir el incendio en ese momento.

Más de 200 bomberos, apoyados por un helicóptero, combaten las llamas, informó el departamento de bomberos en su sitio web, añadiendo que 74 edificaciones han sido destruidas.

Se han emitido evacuaciones obligatorias a aproximadamente 23,000 hogares al norte de la Autopista 118, área en la que viven unos 100,000 residentes.

Las autoridades ordenaron que unas 1,900 casas en la zona fueran evacuadas. Mientras tanto, otro incendio en el noroeste de Los Ángeles afecta ya unas 650 hectáreas.

Los bomberos de Los Ángeles no estuvieron disponibles de inmediato para comentar sobre ese frente, llamado incendio de Saddleridge, que cubría partes de Sylmar y muchas otras comunidades de las estribaciones.

“Si vives en esa área, empaca y vete ahora”, dijo un oficial de bomberos de Los Ángeles al periódico, mientras llamaban excavadoras, helicópteros y otros equipos pesados para ayudar a combatir el incendio que corre paralelo a la autopista interestatal 210 de Estados Unidos.

Fuente: Univisión