Las autoridades cerraron las escuelas en 11 pueblos de los alrededores y pidieron a los residentes que se quedaran en el interior. La administración de la región Sena Marítimo instó a las personas a evitar viajes no esenciales en el área después de que sonó la alarma de incendio en la planta de Lubrizol en Rouen.