Una mujer de 74 años condujo a un hogar de ancianos en la ciudad de Raanana en su automóvil. Directamente al vestíbulo, derribando las puertas de vidrio y derribando sillas para los visitantes. El auto paró con la pared.

Varios visitantes de la institución para ancianos esquivarón hábilmente un automóvil, solo tres personas resultaron heridas en el accidente, incluida la anciana que conducía el automóvil.

Las lesiones que recibieron, según la publicación Hidabroot.org, no son potencialmente mortales.

Según testigos presenciales, la culpable del accidente estaba extremadamente emocionada. Ella calificó la causa del incidente como “pérdida de control del automóvil”.