Egipto volvió a vivir una jornada negra bajo la sombra del terrorismo después de que un vehículo supuestamente cargado de explosivos y que iba a ser utilizado en otro lugar volara por los aires frente a un hospital en el centro de El Cairo causando decenas de muertos y heridos.

El suceso tuvo lugar a medianoche cuando un vehículo que circulaba en sentido contrario en una céntrica avenida junto al río Nilo hizo explosión al chocar contra otros automóviles, dejando 20 muertos, 47 heridos y a la capital egipcia conmocionada.