El sábado 3 de agosto un Boeing 737-300 de Boliviana de Aviación (BoA), que cubría la ruta entre las ciudades de Cochabamba y La Paz, sufrió un incidente durante el aterrizaje en el aeropuerto de destino. La aeronave experimentó problemas con el tren de aterrizaje y dio un fuerte golpe contra la pista, lo cual provocó daños internos y la caída de piezas, que a su vez golpearon a algunos pasajeros. No se reportaron heridos y todos los pasajeros fueron evacuados. La pista del aeropuerto quedó inhabilitada durante casi tres horas. En el interior del avión, que transportaba a 91 pasajeros y cinco miembros de la tripulación, se sintió olor a quemado que, a juzgar por el anuncio desde la cabina de pilotaje que se escucha en uno los videos que circulan en redes sociales, se debió a un “reventón de llanta y posterior arrastre sobre el pavimento”. La Dirección General de Aeronáutica Civil de Bolivia (DGAC) prometió llevar a cabo una investigación “integral” de lo sucedido y contactar con el fabricante del avión.