El incidente ocurrió durante un evento electoral en Manchester, New Hampshire, cuando un hombre comenzó a sacudir el puño al aire mientras la seguridad del lugar conducía a un grupo de protestantes hacia la salida.

Frank Dawson lucía una camiseta con la frase “Trump 2020” en el momento en que se exaltó con los manifestantes que interrumpieron el mitin, pero el presidente no se percató de ese detalle.

Inmediatamente, lo atacó con insultos a su complexión física. “Ese tipo tiene un serio problema de peso. Vete a casa. Comienza a hacer ejercicio”, dijo Trump y pidió que fuera expulsado. “Sáquenlo de aquí, por favor”, añadió.

“Tiene un problema mayor que yo”, continuó el mandatario de 72 años, de quien en febrero un examen médico arrojó que presentaba un índice de masa corporal de 30.4. Todo valor superior a 30 es considerado obesidad.

El presidente siguió bromeando ante miles de espectadores: “Ahora él se va a casa y su madre le dice: ‘¿Qué demonios has hecho?'”.

Trump llamó a Dawson No fue hasta que se disponía a retirarse en el Air Force One hacia su club de golf de Bedminster, Nueva Jersey, que Trump descubrió que se trataba de un simpatizante.

Un alto funcionario de su Administración dijo a la prensa que el mandatario llamó por teléfono a Dawson y que, aunque no pudo comunicarse con él personalmente, le dejó un mensaje de voz, algo verdaderamente inusual.

Fuente: es-us.noticias.yahoo.com