La Policía estadounidense está buscando a dos tiradores activos, aunque desconoce si pueden ser más, cuyos ataques este 31 de agosto dejaron, según reportes, al menos 30 heridos en las ciudades de Odessa y Midland, en el estado de Texas.

Al menos 20 personas resultaron heridas, informa CBS 7. Mientras tanto, el corresponsal del canal, David Begnaud, afirma que el ataque en la ciudad de Odessa dejó 20 víctimas, mientras que 10 personas resultaron heridas en Midland.

Fuente: RT