El 14 de agosto en la Ruta 99, una pasajera exigió detener el autobús inmediatamente en el lugar equivocado, en un puente, cerca del mercado Kuyluk. El conductor le explicó que detenerse en este punto no está autorizado y puede ser peligroso para su vida. Sin embargo, esa razón no fue suficiente para ella. Ella rompió las puertas y resultó herida. Otro pasajero se lleva a su bebé al final.