La policía usó gases lacrimógenos y cañones de agua contra los manifestantes en Nantes el sábado, después de que brotaron enfrentamientos con ocasión de un homenaje a un joven que desapareció y se ahogó en la ciudad del oeste de Francia.

La muerte de Steve Canico se convirtió en un punto focal de las protestas y el escrutinio sobre los métodos policiales en Francia. El joven de 24 años desapareció a fines de junio en un concierto en el que hubo enfrentamientos con la policía a las orillas del Loira. Su cuerpo fue hallado en el río esta semana.

Los homenajes en recuerdo de Canico previstos para el sábado coincidieron con llamados a celebrar una marcha más amplia para denunciar la brutalidad policial, a la que asistieron varios cientos de personas.

Pequeños grupos de personas con pañuelos y máscaras en sus caras usaron sillas para levantar barricadas en una plaza, incendiaron escombros y setos y lanzaron piedras contra la policía, mostró la televisión francesa. Al mediodía ya había unos 40 arrestados, dijeron autoridades locales.

Canico desapareció en la noche del 21 al 22 de junio, cuando asistía a un concierto techno al aire libre. Las circunstancias y el momento exacto de su desaparición siguen sin estar claros.

La policía lanzó gases lacrimógenos para dispersar a los asistentes y poner fin a las peleas que estallaron después de que el concierto superó el horario establecido. Catorce personas cayeron al río.

Fuente: lta.reuters