Una tragedia se evitó la tarde del viernes al norte de México, en Guadalajara, Jalisco, pues a 30 metros de profundidad, en el interior de la Barranca de Huentitán se encontraba un perro. 

El can atrapó la atención de algunos estudiantes el Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) de la Universidad de Guadalajara que lo vieron y escucharon e incluso ellos mismos trataron de movilizarse para realizar un rescate.

Afortunadamente, un particular se enfocó en llamar a Protección Civil de Jalisco, para pedir apoyo y poder salvar al cuadrúpedo, fue entonces cuando miembros de la dependencia del estado acudieron al lugar para hacer maniobras de rescate. 

Para su sorpresa, los miembros de Protección Civil se encontraron con el cuerpo de Bomberos de Guadalajara, y con alumnos que estaban planeando bajar para rescatar al pastor belga.