Samsung y Apple han sido denunciados en un tribunal de California debido a que varios modelos de sus teléfonos móviles presentaban unos niveles de radiaciones de radiofrecuencia superiores a los permitidos que pueden resultar perjudiciales para la salud. La denuncia colectiva alude a que “numerosos estudios científicos han mostrado que la exposición a las radiaciones de radiofrecuencia afecta a los organismos vivos”. Fuente: publico.es