Un crucero causó ayer escenas de pánico en Venecia, al perder el control durante una tormenta de granizo que azotó la ciudad. Según recoge el diario “La Repubblica”, la embarcación “Costa Deliziosa” de la compañía “Costa Cruceros” corrió el riesgo de chocar contra la costa, al perder el control debido a la fuerte lluvia y el viento reinante. La oficina del capitán del puerto indicó que la proa del barco habría llegado a tocar a un yate anclado en Riva Sette Martiri y otros buques de transporte público, pero logró evitar la colisión.

El barco salía del puerto con la ayuda de varios remolcadores pero el mal tiempo le impidió mantener la ruta y ante el riesgo de una posible colisión el capitán de la embarcación decidió hacer sonar la alarma de emergencia, mientras los remolcadores trataban de enderezar el rumbo de la embarcación.

Entre los pasajeros se vivieron momentos de pánico y las personas que se encontraban en la costa temieron por su vida y recordaron cómo pasado 2 de junio un crucero impacta contra una embarcación turística más pequeña y cinco personas resultaron heridas.

Pero el granizo y el viento reinantes ayer en la cuenca de San Marco hizo temer por una tragedia. Los pasajeros de un yate de bandera sudafricana se lanzaron al suelo al ver el “Costa Deliziosa” circulaba sin control. Al ver que se acercaba rápidamente, se “lanzaron” desde la escalera del muelle y se refugiaron en la caseta de la guardia privada del barco.

Las autoridades han abierto una investigación para aclarar lo sucedido. La autoridad portuaria de Venecia, Piero Musolino, indicó que “nos reservamos el derecho de iniciar una verificación oportuna para determinar si el barco tenía los permisos necesarios y cumplió con las verificaciones oportunas”. Así lo afirmó el presidente de la autoridad portuaria de Venecia. Musolino indicó que es necesario organizar una reunión adicional con la Oficina del capitán del puerto para evaluar lo ocurrido y tomar una serie de medidas para garantizar que el tráfico naval se realice con total seguridad”.

El ministro de Infraestructuras y Transportes de Italia, Danilo Toninelli, anunció que su departamento ha abierto una investigación y que la intervención de un tercer remolcador evitó el accidente. “Después de 15 años estamos cerca de tener una solución para que los grandes barcos no pasen por San Marcos. Lo haremos respetando la seguridad, el medioambiente, el turismo y el empleo”, indicó en su perfil de Facebook el ministro.

Fuente: La Razón