La tensión en la relación entre Irán y Reino Unido escaló este sábado tras la detención de un barco petrolero británico en el estrecho de Ormuz, mientras Teherán pidió a Londres dejar de ser cómplice de Estados Unidos.

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, exigió hoy al Reino Unido dejar de ser “cómplice” de las sanciones de Estados Unidos contra Irán, un día después de que la Guardia Revolucionaria capturara un petrolero británico.

“Reino Unido debe dejar de ser cómplice del terrorismo económico de Estados Unidos”, escribió Zarif en su cuenta oficial de Twitter, en alusión a las sanciones impuestas por Washington a Irán tras retirarse del acuerdo nuclear de 2015.

La Organización de Puertos y Navegación de la provincia iraní de Hormozgan confirmó este sábado que el petrolero británico Stena Impero fue capturado el viernes tras chocar con un barco de pesca y se encuentra en el puerto de Bandar Abas, donde inició una investigación.