Karina Ramage, una joven de 25 años y de nacionalidad escocesa, llegaba a su turno de trabajo en uno de los supermercados de la cadena Waitrose, en Londres, cuando uno de sus clientes se preguntó por qué llevaba una guitarra a la espalda.

“Tengo dos preguntas: una, ¿dónde está la harina? y dos ¿por qué llevas esa guitarra?”, dijo el cliente. Tras una breve charla con la joven, la convenció de que interpretara una de sus canciones, y así lo hizo.

La joven, que actúa en estaciones de tren y en pequeños bolos en sus ratos libres, tocó un tema titulado ‘Wasteland’, el cual lo dejó asombrado. Sin embargo, ella no esperaba que se tratara del famoso productor Dan Glatman, responsable de la ‘boyband’ Blue que vendió 15 millones de discos.

El empresario ofreció en ese momento un contrato musical a la joven, cuya pasión es la música. “Entré a por un paquete de galletas y una bolsa de harina y salí con una estrella”, declaraba Glatman al Daily Mail.

Los seguidores de Karina en las redes sociales también han querido reconocer su talento, y han dejado varios comentarios prediciendo un futuro brillante para la cantante.

Fuente: La Sexta