Nik Wallenda es un acróbata de séptima generación, pero en esta ocasión, reconoció que estaba nervioso. Su hermana, Lijana Wallenda, lo acompañó por primera vez desde que pasó un accidente casi fatal en 2017, cuando se rompió casi todos los huesos del rostro.

La familia Wallenda se ha destacado en actos de equilibrismo por generaciones, desde sus orígenes en 1780 en el Imperio Austrohúngaro, cuando sus ancestros viajaban como un grupo de acróbatas, malabaristas, entrenadores de animales y trapecistas. Nunca utilizan redes en sus espectáculos en vivo ni en sus ensayos.

En 1978, Karl Wallenda, de 73 años, murió luego de caer de una cuerda floja suspendida entre dos edificios en Puerto Rico. En 1962, el sobrino y el yerno de Karl Wallenda fallecieron y su hijo quedó paralizado después de que una pirámide de siete personas colapsó durante un acto. La caída de Lijana Wallenda sucedió durante un intento por romper el Récord Guinness de una pirámide de ocho personas.