El ataque del cual resultó víctima el expelotero David Ortiz la semana pasada, al parecer no fue el primer intento para matarle o hacerle daño en su natal República Dominicana.

Así lo ha publicado el New York Daily News. Los periodistas de ese diario Teri Thompspn y Christian Reed han descrito que el Big Papi al menos enfrentó un previo intento contra su vida, el cual resultó infructuoso y hasta ahora no había trascendido a los medios.

Según el reportaje, sucedió hace varios meses cuando Ortiz fue perseguido por una guagua SUV negra marca Mercedes que forzó a Ortiz a chocar su Lexus color blanco contra una estación de bomberos. El medio indicó que los bomberos asistieron aquel día a Ortiz y que del incidente no se hizo ningún reporte oficial a la Policía.

Ortiz, quien sigue hospitalizado y recuperándose en un hospital en Boston, fue herido de bala hace dos domingos. El ataque forzó que perdiera parte de sus intestinos, la vesícula y que tuviera que ser operado de emergencia en Santo Domingo. Horas después un avión que envió a la República Dominicana el equipo Red Sox de Boston se llevó a Ortiz a Massachusetts.

Según los más recientes informes desde Dominicana, la Policía Nacional detuvo a nueve sospechosos por el ataque, el que a todas luces fue orquestrado. Entre los arrestados está el presunto atacante, Rolfi Ferrerira Cruz.

De los arrestados, dos poseen expediente criminal en los Estados Unidos. Ferreira Cruz fue encontrado culpable de un caso de robo en New Jersey en el 2017, en tanto que otro de nombre Luis Rivas Clase es sospechoso de un tiroteo que tuvo ocasión en Reading, Pennsilvania en el 2018.

En fin, Ortiz por lo visto andaba en peligro no solo en su país sino también en los Estados Unidos.

Poco se ha dicho de los motivos del ataque. Rumores indican que un narcotraficante al parecer ordenó que mataran a Ortiz posiblemente por razones de celos o un lío de relación con una mujer.

Fuente: Primera Hora