El 20 de abril, un camión cargado con bebidas tuvo un accidente automovilístico, golpeó la parte ​trasera de​ un​ autobús​ ​quedando atrapados​ el conductor y el copiloto ​del camión en la cabina deformada. Los bomberos, mientras llevaban a cabo la demolición, los acompañaron durante diez minutos para evitar que los dos se desmayaran.​

Las​ 2 personas ​fueron​ enviadas al hospital para recibir tratamiento y la situación es estable.