Enfurecido con los espíritus, el joven decidió bajar por la ventana de un rascacielos con el cable del tendedero, pero se soltó y se cayó. Los amigos que grabaron el suceso ni siquiera intentaron detenerlo.

Como resultado del incidente, el hombre murió en una institución médica, en la ciudad de Birobidzhan.