Una rata canguro escapó del ataque de una serpiente de cascabel con una patada “ninja” más rápida que un parpadeo

Una rata canguro con los ojos muy abiertos se encuentra encorvada en la oscuridad entre los mechones dispersos de la vida vegetal del desierto. Pero el diminuto roedor no está solo en el desierto de Arizona. A solo unos centímetros de distancia, una serpiente de cascabel mortal está tendida esperando, buscando su próxima comida.

El astuto depredador se lanza contra su presa, un ataque a la velocidad de un rayo que para muchas otras criaturas vivientes probablemente significaría una muerte segura. Pero en menos de un segundo, la serpiente está en el suelo con nada más que polvo en sus mandíbulas y la rata canguro se lanza a la libertad.

Sin embargo, la escapada desgarradora de la rata no es solo suerte, según un par de artículos publicados esta semana por un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de San Diego, la Universidad de California en Riverside y la Universidad de California en Davis.

Fuente: Infobae