Al conducir a casa desde el trabajo, vi a un hombre loco encima del capó de un carro gritando. Pensé que era un incidente de ira en la carretera. Pero luego le estaba diciendo al coche que lo atropellara. Cuando me vio observándolo, corrió y trató de golpearme. Llamaron a la policía y fue abordado por otras personas hasta que llegó la policía.