Por: José Díaz Nin

Los políticos son dadivosos

Regalan cajas y apartamentos

Viven siempre muy contentos

Y en mítines son sabrosos

Hasta abrazan a un baboso

Sin miramientos ni frenos

Con un temple muy sereno

Gastan en bar  y celulares

Comen chillo y calamares

Pero con los cuartos ajenos

 

Compran yates y aviones

Y para gastar  no tienen freno

Andan de fiesta en fiesta

Pero con los cuartos ajenos

 

Ayudan  al desvalido

Y le pagan el galeno

Dan dinero y  regalos

Pero con los cuantos ajenos

 

Gastan mucho  combustible

Y andan con bolsillos llenos

Sus hijos estudian fuera

Pero con los cuartos ajenos

 

Tú los ve muy comparón

Y usan el poder sin frenos

Pregonan la dominicanidad

Pero con los cuartos ajenos

 

Gastan mucho en campañas

Y  en mítines camiones llenos

Besan a niños y viejos

Pero con los cuartos ajenos

 

Ofrecen puentes sin ríos

Y el ataúd y el veneno

Ofrecen villas y castillos

Pero con los cuartos ajenos

 

Y si un día lo meten preso

Por cogerse todo lo ajeno

Sale ligero de la cárcel

Pero con los cuartos ajenos