SANTO DOMINGO.- La magistrada Miriam Germán Brito, presidenta de la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia (SC), votó a favor en dos ocasiones del extinto convicto Richard Molina Ovalle para que lo favorecieran en la justicia, según se determinó en la investigación que sobre éste realizaron autoridades de Estados Unidos y República Dominicana.

Para comprobar la veracidad de las sentencias, de las que El Nacional tiene copias, se contactó a la vocera de la Procuraduría General de la República, Julieta Tejada, quien confirmó que ciertamente están en el expediente de la investigación de Molina Ovalle y que, incluso, copias de ellas pueden ser obtenidas en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia y en el portal institucional del Poder Judicial bajo los números 2013-6476 y 2015-715.

En las sentencias, marcadas con los números 2015-715 y 2013-6476 se establece que la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia, presidida por Germán Brito, conoció primero un recurso de casación interpuesto por Molina Ovalle contra una decisión de la Tercera Sala de la Cámara Penal del Distrito Nacional que lo enviaba a juicio de fondo por violación al artículo 309 del Código Penal sobre golpes y heridas en una disputa con un vecino.

A raíz de ese recurso, la referida sala con el voto favorable de Germán Brito dictó la sentencia número 96, de fecha 14 de abril del 2014, fallando a favor de Molina Ovalle, declarando con lugar el recurso de casación y enviando el caso a otro tribunal para que fuera conocido nuevamente. Seis meses después, los cuales según los investigadores coinciden con el período en que se construyó la casa en Ocoa bajo contratación del citado imputado, se evidenció que Germán Brito le hizo un pago de 700 mil pesos por concepto de los servicios profesionales que éste prestaría en la citada construcción.

Este pago se hizo mediante un cheque certificado de fecha 10 de octubre del 2014, documento que fue publicado en este diario a requerimiento de Germán Brito el viernes pasado. Casi un año después de la primera sentencia favorable y, según los investigadores, coincidiendo con el tiempo de construcción de la casa por parte del citado imputado, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia conoció un recurso de casación del mismo caso, esta vez interpuesto por la víctima Nelson Rafael Fermín Ovalles contra la sentencia número 425-201 de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santo Domingo. La sentencia que se recurría favorecía a Molina Ovalle, en razón de que confirmaba un auto de no ha lugar dictado a su favor y en contra de Fermín Ovalle.

A propósito de dicho recurso, la Segunda Sala de la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, presidida nuevamente por Germán Brito, dictó la resolución 410-2015, de fecha 3 de marzo del 2015, en la que declara inadmisible el recurso de casación de Fermín Ovalle, favoreciendo de esa forma y confirmando el auto de no ha lugar a favor de Molina Ovalle, quedando de esa manera descargado de manera definitiva. Según la fuente que suministró la información, se estableció que para esa fecha, Germán Brito habría realizado al menos 2 pagos más a Molina Ovalle por la construcción de la casa y que incluso había realizado un pago adicional en julio del 2015, cuatro meses después de la última sentencia que se dictó a su favor en la Suprema Corte de Justicia.

Historial De acuerdo a los registros de las autoridades estadounidenses, en 1992 Richard Molina Ovalle fue arrestado en esa nación por posesión de heroína y vínculos con el narcotráfico. Seis años después, en 1998, fue arrestado nuevamente en esa nación por posesión y uso de pasaporte fraudulento, hecho por el cual fue finalmente condenado a tres años de cárcel.

Fuente: El Nacional