El presentador de un noticiero del canal MSNBC informaba sobre el conflicto en Siria, cuando dio paso a su colega Matt Bradley, que estaba en la zona del conflicto y tenía que hacer un directo. Sin embargo, la cámara se conectó un poco antes, quedando al descubierto cómo el corresponsal se preparaba para la transmisión: escupiéndose en las manos para arreglarse el pelo. La grabación se ha hecho viral en las redes y ya ha acumulado más de 5 millones de vistas.

Fuente: ActualidadRT