El buque chino se encontraba pescando ilegalmente a unos 358 kilómetros del golfo de San Jorge la noche del 2 de marzo. La tripulación del guardacostas lo detectó mientras patrullaba el mar Argentino. El buque argentino localizó al chino a unos 1.000 metros del límite exterior de la zona de exclusión y, según la Prefectura a bordo del guardacostas argentino, no estaba emitiendo información sobre su geolocalización, su posición no coincidía con la que debía estar siguiendo y no acataba las órdenes del Mantilla.

El vídeo de la maniobra y de los disparos de aviso del Mantilla fue difundido por la propia Prefectura Naval argentina y en él también se escucha a los guardacostas avisando al pesquero chino de las represalias si no acataba las órdenes. Al no responder, los argentinos abrieron fuego. Hasta que los chinos se apartaron hasta aguas internacionales.

Fuente: Mundo Sputniknews