un joven de 17 años que con solo diez días de haber iniciado el entrenamiento en la academia Policial de Hatillo resultó muerto debido a los fuertes entrenamientos a los que son sometidos los jóvenes cadetes en su primer año.

La familia afirma que no es la primera vez que esto les pasa a los adolescentes que entran en esa academia, por lo que piden justicia y que se abra una investigación porque considera que no es justo que la juventud busque algo que hacer de su vida entrenando duro para sacar a su familia adelante pero que terminen muertos.