Cuando Mary Royster, vecina del estado de Alabama (EE.UU.), regresó a casa el pasado martes, se encontró a un desconocido que se negaba a irse de su domicilio, porque estaba esperando a que se secara su ropa, incluso después de que la dueña llamara a la policía, informa WAAY-TV.

Tyler Love, que fue puesto en libertad hace una semana, fue finalmente arrestado y ha vuelto a la cárcel por allanamiento de morada. Además de lavarse la ropa, el hombre se preparó unos huevos revueltos, se dio un baño, se lavó los dientes y se afeitó.

Royster confesó que estaba agradecida de que su ‘huésped’ no fuera violento y ahora el recuerdo de este extraño incidente le causa risa.

Fuente: ActualidadRT