Lisa Brennan-Jobs, la hija mayor de Steve Jobs, continúa haciendo públicos algunos de sus recuerdos a la sombra del cofundador de Apple. La última de sus confesiones de la periodista no ha dejado indiferente a nadie.

En una entrevista con «The New York Times», Brennan-Jobs contaba que su padre solía obligarla a permanecer en la habitación mientras él protagonizaba escenas íntimas con su madrastra. Por aquel entonces, la hija de Jobs tenía 9 años.

Jobs besaba y acariciaba el pecho a su esposa, impidiendo a su hija abandonar la estancia, según su relato. En consecuencia, ella se veía obligada a quedarse y tener que mirar hacia otro lado para no presenciar la escena. «Quédate aquí, tenemos un momento familiar, es importante que intentes formar parte de esta familia», recuerda que le decía su padre.

A pesar de todo, la periodista asegura que su padre nunca mostró intenciones sexuales con ella. La madre de Brennan-Jobs, Chrisann Brennan, cuenta que Jobs solía ridiculizar las relaciones sentimentales de su hija.

Otro de los momentos que recoge Brennan-Jobs en el libro de sus memorias como hija de Steve Jobs es el día en el que su enfermo padre le dijo que olía a inodoro. La periodista asegura que su padre nunca le dio dinero extra, aunque hoy en día comprende que solo pretendía enseñarle que el dinero podía arruinarla.

Jobs negó la paternidad de su hija durante 7 años, en los que Chrisann Brennan sacó adelante a su hija. En su herencia, sin embargo, le dejó varios millones de dólares, con los que ella asegura que se ha dedicado a mantener a su madre.

Fuente: ABC

Jobs besaba y acariciaba el pecho a su esposa, impidiendo a su hija abandonar la estancia, según su relato. En consecuencia, ella se veía obligada a quedarse y tener que mirar hacia otro lado para no presenciar la escena. «Quédate aquí, tenemos un momento familiar, es importante que intentes formar parte de esta familia», recuerda que le decía su padre.

A pesar de todo, la periodista asegura que su padre nunca mostró intenciones sexuales con ella. La madre de Brennan-Jobs, Chrisann Brennan, cuenta que Jobs solía ridiculizar las relaciones sentimentales de su hija.

Otro de los momentos que recoge Brennan-Jobs en el libro de sus memorias como hija de Steve Jobs es el día en el que su enfermo padre le dijo que olía a inodoro. La periodista asegura que su padre nunca le dio dinero extra, aunque hoy en día comprende que solo pretendía enseñarle que el dinero podía arruinarla.

Jobs negó la paternidad de su hija durante 7 años, en los que Chrisann Brennan sacó adelante a su hija. En su herencia, sin embargo, le dejó varios millones de dólares, con los que ella asegura que se ha dedicado a mantener a su madre.

Fuente: ABC