Continúa sin recibir transfusión sanguínea y con su vida en riesgo, ya que sus padres se oponen por motivos religiosos, un niño de dos semanas de nacido que padece leucemia y está interno en el Instituto de Oncología Doctor Heriberto Pieter.


El director del centro, doctor José Ramírez, dijo esta mañana a El Nacional que en su afán por salvar la vida al pequeño están en conversación con las autoridades y con los padres del bebé, quienes pertenecen a la religión Testigos de Jehová y éstos rechazan esa práctica amparados en versículos bíblicos en los que se prohíbe el consumo de sangre porque ella contiene el alma.


El galeno, que dijo en un programa de radio que sin la transfusión sanguínea es muy difícil que la vida del infante se salve, no quiso entrar en detalles del caso explicando que acordaron con los padres mantener la discreción mientras se decide qué hacer.


En el país hay jurisprudencia al respecto pues en octubre de 2017 la Sala Civil del Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes (NNA) de Santiago ordenó una transfusión de sangre a una recién nacida cuyos padres se oponían por religión a ese procedimiento que ayuda a salvar vida.


La prensa internacional reporta varios conflictos entre centros de salud y creyentes de la citada religión.
El periódico digital eltelegrafo.com.ec reporta que en Ecuador en 2013 una jueza también ordenó la transfusión de sangre a una bebé recién nacida cuya vida corría peligro si no recibía ese procedimiento.


Mientras que el diario El País, de España, reporta que en 2012 la Fiscalía General estableció que los Testigos de Jehová no podrán oponerse a que sus hijos menores de edad reciban transfusiones de sangre en situaciones urgentes en las que peligre su vida, ya que en estos casos el médico podrá aplicar directamente el tratamiento sin necesidad de acudir ante el juez.


Fuente: El Nacional