Rihanna ha recibido la peor de las noticias. Horas después de celebrar la Navidad en familia, la cantante se enteraba de que su primo Tavon Kaiseen Alleyne, de 21 años, con quién había comido apenas unas horas antes, había sido asesinado en Barbados.


Según publica el medio local Barbados Today, Tavon Kaiseen Alleyne recibió varios disparos de un hombre no identificado alrededor de las siete de la tarde del pasado martes cuando caminaba cerca de su casa, en una calle en la zona de St Michael’s, en Barbados.


Pese a que fue trasladado inmediatamente al hospital Queen Elizabeth, los médicos nada pudieron hacer por salvar su vida.
La Policía ha abierto una investigación y se ha pedido la colaboración ciudadana para esclarecer los hechos.


La propia cantante era la encargada de desvelar el fatal desenlace a través de las redes sociales: “Primo RIP… No puedo creer que esta noche te haya tenido en mis brazos. ¡Nunca imaginé que esta podría ser la última vez que sentí la calidez de tu cuerpo! ¡Siempre te amaré!”, publicaba la cantante en su cuenta de Instagram, junto al hashtag endgunviolence, pidiendo el final de la violencia y de las armas.
La intérprete, abatida por lo sucedido, ha expresado su dolor a través de una serie de fotografías que ha colgado en su cuenta de Instagram posando junto a su primo.