La Corrupción

Por: José Díaz Nin


La corrupción es un mal endémico, principalmente en América Latina, que actualmente ocupa altos niveles en los estudios de organismos y confederaciones regionales. La corrupción está definida por Wikipedía como: “Práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de las organizaciones en provecho de sus gestores que daña la esencia y la misión para lo que fue creada, contrario al bien común”:


Mi definición se compadece con los mismos términos con que la define La Biblia como todo acto contrario a la conciencia. Todo acto contrario a los procesos, políticas procedimientos normas, leyes y principios establecidos por una sociedad.


Los dominicanos vemos sacrificar un alto porcentaje de los recursos captados por los gobiernos a través de impuestos, préstamos, diferenciales, intereses, intermediaciones y otros mecanismos, miles de millones de pesos, para beneficiar a personas en particular , en perjuicio de las importantes obras y servicios públicos que debe brindar el gobierno.


Los gobiernos, como empresas, generan cuantiosos beneficios que, al fin y al cabo, están muy mal administrados. Solo unos cuantos se están repartiendo y utilizando esos recursos para beneficio particular todo esto en detrimento de la salud, de la vivienda, de la economía de cientos de miles de dominicanos que están postrados en la miseria.


Tengo una propuesta que espero sea tomada en cuenta y compartida por todos los dominicanos que le duele su país, porque creo que ya llegó la hora de enfrentar, decididamente, este flagelo que nos está conduciendo por senderos no muy ciertos.


Ya llego la hora de desentumecer los brazos y emprender una labor de lucha a favor de un mejor porvenir para los dominicanos


Mi propuesta va dirigida a todos los dominicanos de buena voluntad para que iniciemos, sin más postergación, un plan de contención para enfrentar ya el auge de la maldita corrupción.


Si no se cuenta con una procuraduría que defienda o responda a los intereses del pueblo, entonces, toda la probación debe apoyar la creación de una procuraduría del pueblo, integrada por sectores de la sociedad civil cuya misión seria la de exigir el respeto a nuestro ordenamiento jurídico, en especial la ley de transparencia, la ley de acceso a la información, la ley de compras y Contrataciones y el Código de Ética del Servidor Público.


El dominicano debe estar alerta ante cualquier acto, realizado por funcionario o empleado, público o privado, que violente los procesos, procedimientos, políticas normas y principios establecidos por esta sociedad, denunciar, a través de las redes o cualquier otro medio, a esta Procuraduría del Pueblo, todo atentados a sus mejores intereses.


Esta Procuraduría del Pueblo juzgará a los corruptos y lo presentará, ya formalmente sentenciado ante toda la población de manera que cuando llegue el juico final se tenga el pleno conocimiento de quienes son los que han perpetrado actos contra las buenas costumbres y los sagrados intereses de todos los dominicanos.