A continuación, transcribimos la nota escrita por Joseph Cáceres, dando los detalles de lo acontecido durante dos actuaciones de Héctor Acosta El Torito en una noche de fiesta, durante su actual gira por territorio norteamericano.


“El Torito continuó rompiendo la cerca, y tocó dos bailes uno detrás del otro en dos estados diferentes.


Estuvo a medianoche en Mamajuana Café de Paterson, New Jersey, y cuando terminó se trasladó a Mamajuana Queens de Nueva York. Y como habrán de suponer, con los dos locales abarrotados de gente, con un público donde predominaban hermosas mujeres, de esas que salen solas, en grupos de amigas y de familiares, sin esperar que alguien las lleve ni les pague la cuenta. Mujeres desenfadadas, alegres, simpáticas, y con una mente amplia, libre de maniqueismos baratos, con las que se puede socializar, bailar, en Mamajuana, pero sin creerse “la mamá de Tarzán”, como sucede con muchas mujeres prefabricadas, saturadas de arreglos estéticos, insufribles, que visitan cierta discoteca de Santo Domingo.


El Torito tiene tantos recursos en su repertorio, que en Mamajuana Paterson hizo un show, y cuando pasó al Mamajuana Queens hizo otro. O sea, que no repitió su actuación, aunque naturalmente en modo alguno podía dejar de interpretar “Amorcito Enfermito”, el tema éxito que lleva la marca y la magia de Romeo como autor, el cual en todas partes canta dos veces. Y a seguidas, para categorizar el asunto, entonces a seguidas hace “El Anillo”, también de Romeo, los dos “buque insignia” de la Armada del Torito en cualquier escenario.


En su repertorio no hay temas de relleno, y por ello la gente se goza a este artista en todo momento, merced a una cadena inagotable de emblemáticas canciones que conforman el repertorio del artista, lo que le permite mantener al público en un nivel alto de manera permanente. Pocos artistas logran eso. Provocar y retener el interés del público en un concierto o show, desde el principio hasta el final, en razón de que no hay desperdicio ni nada de más. Todo es consumible, sin temor a quedar ahíto, a engordar, ni a sufrir padecimientos por exceso de colesterol. Lo que son las herramientas y la tecnología…


En un momento de su show El Torito le pide a la gente que marquen por teléfono el número de esposa, madre o de algún familiar para él cantarle en directo desde el escenario haciendo una transmisión en vivo. Madres emocionadas, algunas hasta llorando, cuando reciben en sus casas la imagen de Héctor Acosta cantándoles, de manera personalizada. Una manera acertada de hacer acopio de la tecnología en las comunicaciones. Anteriormente, como se sabe, se usó mucho el recurso de pedirle a la gente que encendieran sus teléfonos celulares para hacer antorchas colectivas.


Ahora lo nuevo son las llamadas de Facetime y de Skype, y el Torito las está aprovechando de manera consecuente para enriquecer sus actuaciones”.