Santiago


Representativos de diferentes municipios de  Santiago pidieron que se incluya a sus localidades en el Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1, que inauguró el presidente Danilo Medina en este municipio, Navarrete y Puerto Plata, el 8 de este mes.


Dirigentes comunitarios, comerciantes, representantes del sector salud y de otros dijeron que hay municipios como Puñal, Villa González, Tamboril y Licey que están ubicados en el perímetro urbano de Santiago y, sin embargo, no fueron incluidos en el sistema.


La Federación de Juntas de Vecinos y el Comité de Salud de Villa González dijeron que es importante que se les explique a la comunidad por qué fueron excluidos del sistema.


Sandra Hernández, del Comité de Salud de Villa González, proclamó que el último Censo de Población y Viviendas arrojó que ese municipio tiene al menos 50,000 habitantes y que al mes se registran en el hospital Napier Díaz, más de 700 emergencias y alrededor de 150 accidentes de tránsito.



Mientras, Diógenes Rodríguez, presidente de la Fundación para el Desarrollo de Villa González, estimó que los pobladores de esa localidad se sienten marginados porque se incluyó a su vecino del municipio Navarrete y a ellos los dejaron fuera de ese innovador servicio, lo que a su entender es una discriminación.


Dirigentes comunitarios y representativos de Licey Al Medio, Baitoa, Villa González, Puñal, Sabana Iglesia, Jánico y San José de las Matas, también expresaron posiciones coincidentes con las inquietudes de los habitantes de Villa González.


El vicepresidente de la Coordinadora de Organizaciones Comunitarias y de Juntas de Vecinos de la zona Sur de Santiago, José Alberto Peña, indicó que los municipios de Puñal, Baitoa y Sabana Iglesia están ubicados en esa misma zona y que hay descontentos de sus pobladores porque se les excluyó del sistema.


Peña significó que tras la división territorial de Santiago, que elevó a Puñal como municipio, muchos sectores pasaron a formar parte de esa localidad.


Subrayó que las organizaciones de barrios y comunidades de Puñal ubicados al sur de Santiago, forman parte de Codosur, pero que les han informado que se sienten excluidos.


El dirigente comunitario manifestó que ellos no entienden por qué incluyeron en el 9-1-1 a casi todos los municipios de la provincia de Puerto Plata y en Santiago, donde está la sede principal, solo incluyeron a Navarrete.


“Creo que debió ser lo contrario, ese sistema debió aplicarse para toda la provincia de Santiago, porque la mayoría de sus municipios están a una distancia corta del perímetro urbano de la ciudad, y se registran muchas emergencias que hay que atender con urgencia”, indicó Peña.


Mientras, el doctor Frank Bretón Santana, presidente del Comité Pro Desarrollo de las Comunidades Rurales Emergentes del Sur de Santiago, expresó que hay muchas quejas de los habitantes del municipio de Baitoa, porque se les dejó fuera del 9-1-1.


Reveló que la carretera que comunica a Santiago con Baitoa es peligrosa y que con frecuencia se producen situaciones de emergencia como accidentes que han dejado muertes y heridos.


 También significó que hay comunidades de Baitoa, como la Jagua, Callejón del Guano, Los Picos, Doña Águeda, Mora, Los Ciruelos, Don Juan, Castillo, López, San José, el Cinco, Los Melaos, Estancia que están ubicados a menos de diez kilómetros del centro urbano de Santiago y que no fueron incluidas.


“Nos sentimos marginados y entendemos que el 9-1-1 no debió ser solo para una ciudad, (Santiago) y un municipio, (Navarrete), sino para los otros ocho restantes que conforman esta provincia, como Baitoa, Puñal, Sabana Iglesia, Jánico, San José de las Matas, Villa González, Tamboril y Licey Al Medio”, indicó Bretón Santana.


Fuente: Listín Diario.