screen-shot-2016-11-01-at-3-05-21-pm(CNN) – El acoso incesante llegó a ser demasiado difícil de manejar para una niña de 11 años de edad con una sonrisa “torcida”, dijo su madre.


A los 3 años, Bethany Thompson fue diagnosticada con un tumor cerebral, que combatió mediante tratamientos de radiación. Aunque libre de cáncer desde el año 2008, el tratamiento causó daños en los nervios, lo que cambió la sonrisa de Bethany. Eso, y su pelo rizado, llevaron al bullying, dijo la madre de Bethany, Wendy Feucht.



Feucht dijo que después de un particularmente difícil miércoles con los acosadores, Bethany le dijo a su mejor amiga que no podía aguantar más, e iba a acabar con su vida.


La estudiante de sexto grado de una escuela de Ohio se suicidó esa tarde, el 19 de octubre.


El padre de su amiga llamó a la madre de Bethany, pero fue demasiado tarde. Bethany encontró una de las dos armas guardadas en casa, y se pegó un tiro. Su padrastro estaba durmiendo en otra habitación.


Feucht dijo que la niña tuvo que haber estado buscando el arma, ya que ni ella ni su marido le dijeron a sus hijos donde estaban y siempre las mantuvieron escondidas.


“Hay una pieza que falta, he tenido esta constante en mi vida durante 12 años y ahora se ha ido”, dijo Feucht. “Nada va a llenar ese hueco”.


“Ella era mi princesa, mi niña. La vida giraba alrededor de ella para mí”, dijo el padre de Bethany, Paul Thompson.


Su familia y amigos recuerdan Bethany como generosa y cariñosa, y lleno de vida. Le encantaba nadar, escuchar música y los animales.


La escuela investigaba el problema


La escuela Triad era consciente del problema de bullying, dijo Feucht. Ella había hablado con el director en fecha tan reciente como el lunes antes de la muerte de Bethany. El director le dijo que estaba investigando, agregó la madre.


El superintendente del Distrito Escolar de Triad, Chris Piper, confirmó que la escuela era consciente del problema.


“El último año escolar, los funcionarios del distrito investigaron una queja de la estudiante y resolvieron la misma. Como muchos distritos escolares en todo el país están haciendo actualmente, el distrito escolar de Triad está llevando a cabo esfuerzos para reforzar la lucha contra el acoso, con formación tanto para estudiantes como para personal”, dijo Piper en un comunicado.


Bethany estudió allí toda su vida, y mientras su familia consideró cambiar a Bethany de escuela, su madre pensó que era más seguro dejarla en una donde ya todos conocían su historia.


Bethany veía a un consejero que la ayudaba a encontrar a los mecanismos de adaptación y hacer frente a sus dificultades con la autoestima, dijo Fuecht.


Contar con el apoyo de amigos, no fue suficiente para evitar el acoso, y algunos chicos de su clase la intimidaban a ella y a otros con frecuencia, agregó la madre.


Bethany y su amigo fueron a la escuela con carteles con leyendas antiacoso en su último día, en la escuela, y los administradores les dijeron que no podían utilizarlos, dijo Feucht.


El apoyo de la comunidad 


La comunidad se ha unido a la familia de Bethany.


Cerca de 400 personas acudieron a la Iglesia Metodista Unida de North Lewisburg el domingo para recaudar fondos que ayuden a cubrir los gastos del funeral.


Donaciones y mensajes de condolencia han llegado desde todo el país.


La familia planea utilizar los fondos restantes para crear una beca con el nombre de Bethany y concienciar contra el acoso escolar.


Feucht quiere que otros aprendan de la experiencia de su hija y que el recuerdo de Bethany viva como un recordatorio de la importancia de una tolerancia cero hacia el bullying.


“Si esto fuera la última vida, si su muerte podría detenerlo, ella estaría encantada”, dijo Feucht.


Fuente: CNN