Porno


El Gobierno británico presentó hoy una propuesta legislativa que contempla sanciones para las páginas web pornográficas que no introduzcan sistemas eficaces para verificar la edad de sus usuarios.


Según esta iniciativa, sometida a consulta entre las partes interesadas hasta el 12 de abril, los portales de “contenido adulto” podrían recibir multas de hasta 250.000 libras (362.135 dólares) si no introducen controles para evitar el acceso de los menores de 18 años.


Además, el Ejecutivo propiciaría que las empresas de tarjetas de crédito y los anunciantes se retiraran de esas páginas web que incumplieran la normativa.


Al presentar el texto legislativo, la secretaria de Estado de seguridad en internet Joanna Shields, subrayó que los proveedores de servicios pornográficos deben asumir la responsabilidad de velar por la protección infantil.


“Al igual que hacemos fuera de internet, queremos asegurarnos de que los niños no tienen acceso a contenido pornográfico en internet que solo debería ser visto por adultos”, dijo.


El Gobierno introduciría también un sistema para controlar que se cumple la normativa y aplicar sanciones en caso necesario.


Shields se refirió a un estudio elaborado el pasado mayo en el Reino Unido, que reveló que 1,4 millones de usuarios menores de 18 años entraron ese mes a portales de pornografía o violencia extrema, un 20 % de la población menor de edad con acceso a internet.


Además, visitaron portales de contenido adulto un 13 % de los niños de entre 6 y 14 años, según esa investigación.


El director de la organización de protección de la infancia NSPCC, Peter Wanless, alabó la iniciativa gubernamental y sostuvo que “las empresas que producen y se lucran de este material tienen la responsabilidad de ofrecer a los niños la misma protección de la que gozan fuera de internet”.


“Como asunto urgente, debemos prevenir el acceso de los menores a contenido solo apto para mayores de 18 años, pues puede darles una visión tergiversada de las relaciones”, añadió.