Pastor


Los partidos políticos se han puesto de acuerdo para mantener el sistema de corrupción en el país, pues en vez de ser instrumento de equidad y de distribución del progreso de la nación, estas organizaciones se han convertido en víboras devoradoras que han acabado con el erario, a juicio del pastor Ezequiel Molina Rosario.


El líder cristiano, quien llamó también a defender los símbolos patrios, habló en esos términos mientras predicaba frente a alrededor de 50 mil personas que se congregaron en el estadio olímpico Félix Sánchez de la capital, donde se llevó a cabo el culto “La Batalla de la Fe”, que contó con la presencia del presidente Danilo Medina y de representantes de otros particos políticos que aspiran a la Presidencia de la República.


Mediante su prédica que tituló “Grito de Libertad”, dijo que hay un grupo de políticos y funcionarios que van a los cargos a llenar sus arcas con los recursos del Estado, por lo cual el pueblo está que “pega el grito al cielo”.


El pastor aseguró que el país está esclavizado por la corrupción, aunque señaló que aún quedan políticos y funcionarios serios.


“Todos los ciudadanos que han llegado a la Presidencia de la República, lo hacen con un maletín cargado de ilusiones y buenos deseos. La pregunta es y por qué no lo ejecutan. Mire, cuando una persona llega a una responsabilidad, que puede ser hasta de alcalde pedáneo, va interesado en hacer lo mejor, pero cuando llega al sitio, le da la bienvenida a un monstruo de siete cabezas o más, que se llama la corrupción”, aseguró.


Consideró que hay que acabar con el borrón y cuenta nueva, ponerse los guantes y terminar con esto.


Dijo que la corrupción se manifiesta en la descomposición de valores éticos y morales; avaricia, mentiras, engaño, abuso, pobreza, enfermedades, carencia de bienestar social y delincuencia.


Agregó que ese monstruo no solo se manifiesta en el país ni en este Estado, sino que está a niveles privados y de organizaciones internacionales de gran renombre. Estimó incluso que la corrupción ha calado hasta en los medios de comunicación, ya que algunos sólo publican lo que conviene a sus intereses.


Manifestó que hay que comenzar a combatir la corrupción desde el hogar y concluir en la universidad, donde también aparecen profesores que ponen notas buenas a estudiantes a cambio de algunos besos.