Duarte


El arribo del 203 aniversario del natalicio de Juan Pablo Duarte encuentra las puertas cerradas de la iglesia Santa Bárbara, lugar donde se ofició el bautismo del niño que posteriormente fundaría un Estado independiente llamado República Dominicana.


En la casa donde vivió el creador de la dominicanidad no podrán exhibirse hoy las pertenencias del patricio, porque todavía no culmina el proceso de restauración iniciado hace tres años por la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE), trabajos que luego esa entidad abandonó.


La situación conllevó a que el director del Instituto Duartiano, José Joaquín Pérez Saviñon, en reiteradas ocasiones, demandara vehementemente la rehabilitación definitiva del museo en honor al prócer.


Hoy Pérez Saviñón está confiado en que la actual gestión de la OISOE, dirigida por Francisco Pagán, culmine la restauración de la emblemática casa antes del 16 de julio, fecha en que se cumple 178 años de la fundación de la Sociedad Secreta La Trinitaria.


Ayer se observó a obreros trabajar en la reconstrucción de la biblioteca, el salón de actos y las oficinas administrativas que comprenden el Museo Casa Duarte, obras que ya presentan avances.


“Tres años tuvimos nosotros luchando con la OISOE. Lo paralizaban y nunca nos daban explicación”, expresó. También dijo desconfiar de que las obras sean concluidas en los próximos tres meses, tal como lo indicó la entidad estatal responsable del remozamiento.


“Tengo que elogiar esta nueva gestión, que está trabajando hasta los días feriados. Ya echaron el techo del primer nivel, ahora trabajan en el segundo nivel. Están trabajando con seriedad y eficiencia”, agregó. Acerca de la Iglesia Santa Bárbara, dijo que no es de su competencia, pero tiene entendido que allí hay una problemática de filtraciones de aguas subterráneas.