Reclusos


La muerte reciente a causa de tuberculosis de un recluso que cumplía medida preventiva en la cárcel de Higüey ha despertado preocupación y motorizado la acción de las autoridades de Salud y la Procuraduría General de la República, que tienen ya previsto, para hoy lunes, intervenir el recinto.


La acción incluirá una evaluación médica de todos los reclusos y del personal que labora en la cárcel. El propósito es realizar una búsqueda activa y detectar a tiempo tempranonuevos posibles casos de tuberculosis, así como ver las condiciones sanitarias del recinto y el caso de la alimentación de los presos.


El recién reo fallecido es un joven de 20 años, de nacionalidad haitiana, que murió a finales de semana, el cual, aunque el Ministerio de Salud Pública informó que está a la espera de los resultados de la autopsia para confirmar el diagnóstico sospechoso de tuberculosis que se tiene a mano, el procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, confirmó que se trata de esa enfermedad infectocontagiosa.


La indagatoria sobre este caso se extenderá a otras cárceles donde han sido referidos, en los últimos días, detenidos que se encontraban en condición preventiva allí y que fueron trasladados a recintos carcelarios tras recibir condena.


El recluso presentaba síntomas de deshidratación y desnutrición, las mismas características que se identificaron en otro preso preventivo, de 28 años, que falleció nueve días atrás en ese mismo recinto carcelario.


Este lugar se caracteriza por un alto nivel de hacinamiento, ya que cuenta con un espacio con capacidad para 40 personas y actualmente tiene sobre los 200. Domínguez Brito dijo que la situación de esa cárcel ha sido declarada de alta prioridad tanto por la Procuraduría como por el Ministerio de Salud Pública, preocupados por la situación que se presenta allí.


Esos dos últimos casos registrados en esa cárcel mantienen preocupada a la ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino, quien instruyó para que se investigue a profundidad la condición de salud de los que se encuentran detenidos en ese centro, reveló la directora del Programa Nacional de Tuberculosis, doctora Belkis Marcelino.


Informó que aunque por las condiciones clínicas del paciente fallecido se tiene alta sospecha de tuberculosis, se está a la espera de los resultados de la autopsia para confirmar el diagnóstico, los cuales estarían listos para mañana martes.


“No obstante, mañana se hará una intervención en el centro para detectar cualquier caso de tuberculosis, que es una de las principales enfermedades que se transmiten en recintos donde prima el hacinamiento y la mala alimentación”, dijo.


Al ser preventiva esa cárcel pertenece a la Policía Nacional y no forma parte del nuevo ni el tradicional sistema penitenciario, y que las condiciones allí no son adecuadas, porque el espacio está hecho para que la persona no permanezca allí mucho tiempo antes de ser referido a un centro penitenciario.


En los últimos años República Dominicana ha reducido la mortalidad por tuberculosis, registrando una tasa de dos muertes por 100 mil afectados. Durante el 2014 se notificaron 4,500 casos de tuberculosis a nivel nacional.


Este año el país exhibe una reducción en más de un 50 por ciento la tasa de incidencia de la tuberculosis y logrando detectar el 71 por ciento de los casos positivos estimados.