Suicidios


Pese a que las estadísticas oficiales muestran que la tasa de suicidio ha bajado en el país en lo que va de este año con relación al anterior, la percepción de la población es contraria y cada día se siente alarmada ante la noticia de que algún conocido se quitó la vida, lo que la lleva a demandar de las autoridades políticas más efectivas que enfrenten la situación.


De acuerdo al director general de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, Ángel Almánzar, la política del Gobierno es tratar de disminuir cada día más la cantidad de suicidio, al igual que brindar un mejor estado de salud mental en todas las personas, sin embargo, la realidad dista mucho de las ejecutorias que son poca ante la demanda, pues de los más de 150 hospitales con que cuenta el país, solo en 46 de ellos se ofrecen consultas psiquiátricas y de éstos, solo seis tienen Unidades de Atención de Crisis, lo cual el doctor cita como un logro de esta gestión y señala que trabajan aceleradamente en la construcción de cuatro centros más. También promete que la meta es tener al menos 20 en un año en todo el país.


¿Pero qué es una Unidad de Atención de Crisis? Esto no es más que un espacio dentro de un hospital que cuenta con varios psiquiatras y una capacidad determinada para un internamiento del paciente con problemas mentales.


En la actualidad Salud Pública cuenta solo con seis de estos lugares distribuidos de la siguiente manera: 21 camas y 11 psiquiatrías en el hospital Padre Billini, del kilómetro 28 de la autopista Duarte; 11 camas y cinco psiquiatras en el Luis Eduardo Aybar (ubicada momentáneamente en el Moscoso Puello); en el Moscoso Puello hay dos de estos profesionales fijos y cinco en consultas externas con siete camas; en el Juan Pablo Pina de San Cristóbal cinco psiquiatras y ocho camas; en el San Vicente de Paúl de San Francisco de Macorís hay ocho camas y siete psiquiatras y en el José María Cabral y Báez de Santiago tienen siete psiquiatras y 18 camas.


Dice que también están capacitando al personal de los centros de atención primaria, de forma tal que sea capaz de manejar adecuadamente este tipo de pacientes. La capacitación es con una guía de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).


Otro de los puntos es el relativo a poner en funcionamiento una línea telefónica de auxilio, para lo cual están en contacto con la Fundación Alán Cabrera.