Avion


El avión ruso (Airbus A-321) con 224 pasajeros abordo que se estrelló el sábado en la península del Sinaí se partió en el aire, informó hoy el Comité de Aviación Interestatal (CAI) de Rusia. “La destrucción tuvo lugar en el aire y los fragmentos se desperdigaron por una superficie de cerca de 20 kilómetros cuadrados”, dijo Víctor Sorochenko, director ejecutivo del CAI, a la prensa rusa tras visitar el lugar del accidente. Hasta el momento, se han encontrado más de 160 cadáveres. No hubo supervivientes.


Las autoridades rusas evitaban ayer pronunciarse sobre las causas de que se estrellara el Airbus 321 de la compañía rusa Kogalymavia en la península egipcia del Sinaí, donde actúan grupos insurgentes armados. No obstante, los responsables rusos se mostraban escépticos ante la hipótesis de que el aparato hubiera podido ser derribado.


Las dos cajas negras han sido recuperadas. El análisis de las cajas negras comenzará este domingo en el Ministerio de Aviación Civil de El Cairo. Participarán expertos egipcios y rusos, según fuentes judiciales y del Gobierno egipcio. Los forenses rusos ya han examinado en El Cairo unos 120 cuerpos, que fueron trasladados por los servicios sanitarios egipcios a seis tanatorios de la capital.


En el vuelo KGL-9268, que despegó a las 5.51 de la mañana (una hora menos en la España peninsular), viajaban 224 personas, todas las cuales perecieron. De ellas, entre 17 y 24, según las fuentes, eran niños, y siete formaban la tripulación al mando de un experto piloto con 12.000 horas de vuelo. Las víctimas son ciudadanos rusos con excepción de tres ciudadanos de Ucrania y uno de Bielorrusia. Los turistas rusos representaron un 25% de los visitantes extranjeros en Egipto en 2014.


Suspensión de vuelos


Mientras tanto, el organismo que regula el transporte aéreo en Rusia, Rostransnadzor, ha ordenado este domingo suspender todos los vuelos previstos de los Airbus 321 de la compañía aérea rusa Kogalimavia, un día después del accidente de uno de ellos en Egipto. La orden estará vigente hasta que se aclaren las causas del desastre, según la agencia Interfax. RIA Novosti informa de que la empresa aún no ha recibido la notificación.


Los equipos de rescate rusos llegaron este domingo a la zona del siniestro. Según informó el Ministerio ruso de Emergencias, los especialistas han decidido cubrir una superficie de 16 kilómetros cuadrados en torno al lugar donde se encuentra el fuselaje del avión. El ministro del ramo, Vladímir Puchkov, dirige personalmente las labores de rescate por orden expresa del presidente, Vladímir Putin.