Capos


La Policía italiana confirmó este lunes la detención de 22 miembros de la mafia siciliana (Cosa Nostra) en Bagheria (Sicilia) tras la denuncia de 36 empresarios que habían sido extorsionados por esos capos.


Todos ellos han sido detenidos bajo la acusación de asociación mafiosa, extorsión, secuestro de personas y daños a la propiedad.


Los carabineros (Policía militarizada) de la ciudad siciliana de Palermo informaron en un comunicado de que las detenciones forman parte de la operación “Reset 2”, cuyo precedente -“Reset” en junio de 2014- permitió detener a 31 personas y desmantelar el conocido como distrito de Bagheria, uno de los bastiones históricos de la mafia siciliana.


La nota explica que las cincuenta extorsiones documentadas que han llevado a la detención de las 22 personas han sido gracias a la “detallada reconstrucción” de 36 empresarios locales de Bagheria que se han rebelado contra el “yugo del pizzo” y han contado a la policía cómo han sido extorsionados durante años.


El “pizzo” es el “impuesto revolucionario” que exige la mafia y, según la policía en Bagheria, “el escenario de estos ‘impuestos’ se presenta extremadamente rico y variado”, ya que se extendía a todas las actividades económicas locales.


Entre ellas, el comunicado detalló que estaban bajo extorsión especialmente las empresas de construcción, pero también supermercados, tiendas de muebles y de ropa, venta al por mayor de fruta y de pescado, bares, salas de juego y centros de apuestas.


El primer ministro italiano, Matteo Renzi, agradeció en Twitter “el valor de quien rechaza los chantajes”, así como el del cuerpo de los carabineros, y afirmó que “Bagheria no es cosa de ellos”, en referencia a la Cosa Nostra, que en italiano significa “cosa nuestra”.


También el ministro del Interior italiano, Angelino Alfano, comentó en esa red social lo que calificó de “¡otro éxito más del Estado! Los empresarios honestos han tenido la fuerza de decir #noalpizzo”.


Los diarios italianos califican la confesión de los 36 empresarios sicilianos de “insurrección sin precedentes” contra el “pizzo”.