KENYA-ELEPHANTS-POACHINGFuncionarios del parque nacional Hwange aseguran que 22 elefantes más han muerto tras ser envenenados con cianuro en Zimbabwe, lo que se ha sumado a una tendencia preocupante de caza furtiva.


Una fuente con conocimiento de la investigación sobre la matanza dice que 78 elefantes fueron envenenados en el país en octubre.


Los elefantes fueron hallados en una área remota del parque nacional, en Sinamatella, según funcionarios del mismo. La reserva recibió la atención internacional en julio como el sitio donde el dentista estadounidense Walter Palmer disparó y mató al león Cecil .


Funcionarios dicen que los guardas forestales recuperaron 35 colmillos, y que los cazadores furtivos escaparon con tres. Agregaron que los elefantes que quedaron eran demasiado jóvenes y sus colmillos no se habían desarrollado por completo.


Los recientes envenenamientos por cianuro no son los primeros que ocurren en Zimbabwe, donde el veneno es común y frecuentemente robado de las minas de oro. El cianuro es uno de los venenos conocidos que más rápido actúa, al evitar que las células del cuerpo se oxigenen, por lo que en esencia, el animal es sofocado. “Es el sueño de un cazador furtivo”, dijo un experto en química que habló con CNN, al señalar que es barato, muy eficaz y silencioso, en comparación con otros métodos.


“Los cazadores furtivos saben que cuando presionan el gatillo es más fácil que los encontremos”, dijo Caroline Washaya-Moyo, vocera de la oficina para el Manejo de Parques y Vida Silvestre de Zimbabwe. “Por eso usan cianuro”.


Pero aunque el cianuro puede ser silencioso, también es un asesino sin discriminación, ya que afecta a otras especies y contamina el ecosistema. La contaminación aumenta con la lluvia. “Tenemos que ir rápidamente y descontaminar la zona”, dijo Washaya-Moyo. “Ya viene la época de lluvia, así que tenemos que actuar con rapidez”.


Apenas unos días antes del último incidente de caza furtiva de esta semana, las autoridades en el Aeropuerto Internacional de Harare, incautaron 173 kilogramos (381 libras) de marfil rumbo a Singapur.


Fuente: CNN